Cofinanced by:
Compete Logo Portugal 2020 Logo União Europeia Logo

Museo de la Farmacia

El Museo de la Farmacia le ofrece un atractivo e insólito recorrido por la contribución de la civilización islámica a la historia de la salud.

En la exposición "El mundo árabe: la farmacia alcanza su identidad" percibimos la innegable contribución árabe al desarrollo de la identidad del farmacéutico, ya que la primera farmacia apareció precisamente en Bagdad, en el siglo VIII.

Desde los tratados que describen la cirugía hasta el almacenamiento de los medicamentos, el legado islámico también fue notable en el campo de la medicina. La introducción de nuevas formas farmacéuticas, como los jarabes, las conservas o las confecciones, que hacían uso del azúcar y la miel, contrarrestó la idea de que sólo los remedios amargos eran eficaces. Otra importante innovación que dejaron los musulmanes del Al Andaluz, y que se perpetuó durante muchos siglos en la Península Ibérica, fueron los recipientes especiales destinados a preservar y conservar mejor los medicamentos, cuyo ejemplo paradigmático es el Albarelo hispano morisco del siglo XV, que se exhibe en la exposición permanente del Museo.

En el Museo, también podrá conocer la Farmacia Islámica, con su fachada y su interior profusamente decorados. Esta farmacia, originaria del Imperio Otomano, formaba parte de un palacio de Damasco en el siglo XIX -ciudad que, desde el siglo XI, ha desempeñado un papel destacado en el desarrollo de la enseñanza y la práctica de la farmacia y la medicina islámica - y funcionaba como centro de enseñanza y botica, estando organizada en dos áreas: la biblioteca médico-farmacéutica y el área dedicada a la conservación de medicamentos. La producción de sustancias terapéuticas se mantenía generalmente alejada de este espacio por razones de seguridad y olor.

Esta riqueza islámica, que antes estaba en Inglaterra y que en 2015 vino a enriquecer la colección del Museo, es un canto al fomento del encuentro de culturas que tanto caracteriza a nuestro país.

Y ya que está en Oporto, no se pierda la visita al magnífico Salón Árabe del Palacio de la Bolsa, inspirado en el Palacio de la Alhambra.  De estilo neo-árabe, el Salón es reconocido como la joya de la corona del Palacio, dados los magníficos estucos del siglo XIX con leyendas y arabescos dorados que llenan las paredes y el techo de la sala, obra de artistas portugueses. El Salón Árabe es también la sala más importante para los actos oficiales de la ciudad.

El Museo de la Farmacia le ofrece un atractivo e insólito recorrido por la contribución de la civilización islámica a la historia de la salud.

En la exposición "El mundo árabe: la farmacia alcanza su identidad" percibimos la innegable contribución árabe al desarrollo de la identidad del farmacéutico, ya que la primera farmacia apareció precisamente en Bagdad, en el siglo VIII.

Desde los tratados que describen la cirugía hasta el almacenamiento de los medicamentos, el legado islámico también fue notable en el campo de la medicina. La introducción de nuevas formas farmacéuticas, como los jarabes, las conservas o las confecciones, que hacían uso del azúcar y la miel, contrarrestó la idea de que sólo los remedios amargos eran eficaces. Otra importante innovación que dejaron los musulmanes del Al Andaluz, y que se perpetuó durante muchos siglos en la Península Ibérica, fueron los recipientes especiales destinados a preservar y conservar mejor los medicamentos, cuyo ejemplo paradigmático es el Albarelo hispano morisco del siglo XV, que se exhibe en la exposición permanente del Museo.

En el Museo, también podrá conocer la Farmacia Islámica, con su fachada y su interior profusamente decorados. Esta farmacia, originaria del Imperio Otomano, formaba parte de un palacio de Damasco en el siglo XIX -ciudad que, desde el siglo XI, ha desempeñado un papel destacado en el desarrollo de la enseñanza y la práctica de la farmacia y la medicina islámica - y funcionaba como centro de enseñanza y botica, estando organizada en dos áreas: la biblioteca médico-farmacéutica y el área dedicada a la conservación de medicamentos. La producción de sustancias terapéuticas se mantenía generalmente alejada de este espacio por razones de seguridad y olor.

Esta riqueza islámica, que antes estaba en Inglaterra y que en 2015 vino a enriquecer la colección del Museo, es un canto al fomento del encuentro de culturas que tanto caracteriza a nuestro país.

Y ya que está en Oporto, no se pierda la visita al magnífico Salón Árabe del Palacio de la Bolsa, inspirado en el Palacio de la Alhambra.  De estilo neo-árabe, el Salón es reconocido como la joya de la corona del Palacio, dados los magníficos estucos del siglo XIX con leyendas y arabescos dorados que llenan las paredes y el techo de la sala, obra de artistas portugueses. El Salón Árabe es también la sala más importante para los actos oficiales de la ciudad.

Leer más > Leer menos
Dirección:

Rua Eng. Ferreira Dias 728

Teléfono:

+351 226 167 995/

Correo electrónico:

museudafarmacia@anf.pt/

Página web:

Museo de la Farmacia/

Horario:

Lunes a viernes: 10.00 - 18.00. Sábados: 14.00 - 18.00. 24 y 31 diciembre: 10.00 - 13.00

Día(s) de cierre:

domingo, festivos

Caminhos da Fé
Obrigado!
Loading
Por favor aguarde...